La cavidad bucal, al ser un ecosistema abierto y dinámico, está expuesta a numerosos factores que regulan su composición microbiana cuando se altera el equilibrio de la boca, lo que da lugar a la posible aparición de las enfermedades por acumulación de bacterias en forma de biofilm dental. El periodonto está constituido por la encía, el ligamento periodontal, el cemento radicular y el hueso alveolar. Estas tres últimas estructuras son internas: no se pueden ver a la inspección porque están dentro de los maxilares. La función del periodonto es adherir el diente a los maxilares. La encía tapiza toda la boca y parte de los dientes; una encía sana presenta un color rosa pálido (salmón o rosa coral) y, aunque existen variaciones de acuerdo con la vascularización y pigmentación, no presenta inflamación ni sangrado.
Si no logramos eliminar mediante higiene convencional los restos de biofilm dental acumulados sobre los dientes, se puede alcanzar un nivel de complejidad bacteriana en forma cuantitativa y cualitativa, que se vuelve incompatible con la salud bucal. La acumulación y el metabolismo de las bacterias en la boca se consideran causas directas de caries dental, gingivitis, periodontitis, infección periimplantaria y estomatitis.
Esta se manifiesta con encías enrojecidas, inflamadas, sangrado espontáneo, pero sin bolsas periodontales; es un estado reversible, es decir, que cuando realizamos correctas medidas de higiene oral se puede restaurar la salud de las encías.
La periodontitis es una enfermedad inflamatoria degenerativa irreversible causada principalmente por bacterias específicas como P.gingivalis, A. Actionomycetemcomitans o T. Forsythensis que afectan tanto a los tejidos del periodonto como a los tejidos que forman el soporte del diente. La mayoría de periodontitis provienen de una gingivitis mal tratada. Se caracteriza por presentar una alteración significativa del color de las encías en torno a un color rojo intenso amoratado, exudado purulento, mal aliento, movilidad dentaria, supuración, migraciones dentarias, pérdida de hueso, etc. La periodontitis es un proceso irreversible.
 Factores de riesgo
Consiste en examinar los riesgos, de modo que estos puedan ser evitados, reducidos y controlados.
-Factores de riesgo genéticos: alteraciones de células fundamentales en la defensa del periodonto, por lo que se reduce la capacidad defensiva de las encías.
-Factores de riesgo ambientales: tabaco, estrés, dieta, etc.
-Factores de riesgo adquirido: enfermedades sistémicas como VIH, diabetes o medicamentos que pueden causar sobrecrecimiento gingival.
Plan de tratamiento
El tratamiento de la enfermedad periodontal comporta 4 fases:
1.Higiene oral: una correcta técnica de cepillado, limpieza interproximal y coadyuvantes en la higiene oral.
2.Tratamiento no quirúrgico: raspado y alisado radicular.
3.Tratamiento quirúrgico: cirugía periodontal e implantes.
4.Fase correctiva: colocación de implantes, prótesis y mejoramiento de aspectos estéticos.
Dr. Claudio A. Sorrentino – Dental Palermo