Es muy estrecha la relación entre el cuidado dental y una buena alimentación, por lo tanto aquellos que se preocupan por su salud oral, se ven favorecidos también a nivel estético corporal, ya que una buena alimentación, mantiene en equilibrio el peso corporal.

Los alimentos que son malos para los dientes, son los mismos que desequilibran el peso corporal, un ejemplo puntual es el caso de los alimentos azucarados, que no solo generan ácidos en la boca y estos promueven el desarrollo de caries, sino que también aportan calorías vacías al organismo, incrementando el peso corporal, alterando los niveles de glucosa en sangre y la asimilación de las grasas nocivas para la salud.

Para más datos, el azúcar perjudica la salud oral ya que al quedar depositado en los dientes, alimenta a las bacterias y sus desechos ácidos son los que corroen el esmalte dental motivando el desarrollo de caries. Reducir el consumo de azúcar y mantener una buena higiene oral es esencial para la salud bucal, pero también repercute favorablemente sobre nuestra cintura, por ello el beneficio es doble.

La clave para mantener una buena salud oral y el peso a raya, por lo tanto, radica en saber qué alimentos son saludables y cuáles no, así por ejemplo; los alimentos integrales, el queso, las carnes y los frutos secos, no afectan el equilibrio de las bacterias orales o los niveles de azúcar en la sangre. En cambió en el caso de la fruta es un tema de cuidado, ya que su riqueza en azucares naturales o fructosa si se consumen en cantidad y no se realiza una buena higiene oral, pueden ser perjudiciales, pero son excelentes alimentos para la salud general por su riqueza en nutrientes, ya que ayudan a mantener una buena digestión y una buena actividad metabólica.

Por lo tanto las frutas son excelentes para el equilibrio del peso corporal, debiendo elegirlas como el más saludable de los tentempiés, ante cualquier otro tipo de alimento elaborado.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo