Son cada vez mayores las pruebas obtenidas científicamente que relacionan una mala alimentación con una mala salud oral y ha ésta combinación con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular prematura.

Los especialistas advierten sobre la incidencia negativa del consumo de azúcar sobre la salud oral y general, dando como ejemplo a las bebidas gaseosas, que deberían consumirse con menor frecuencia para controlar más el consumo en exceso de azucares, según un informe publicado en la Revista de la Sociedad Real de Medicina.

Un consumo de azúcar en exceso puede resultar en enfermedad periodontal, cuando se combina con una mala salud oral, llegando en el peor de los casos a destruir el hueso de soporte alrededor de los dientes o generar infección crónica, que puede producir una respuesta inflamatoria responsable del desarrollo de enfermedad cardíaca.

En lo que respecta a elevados niveles de sal y grasas saturadas, combinadas con el azúcar, combinación que se conoce como “comida chatarra”, es responsable de un gran número de patologías en el mundo actual, sin embargo deberían eliminarse por completo de la dieta, dicen los especialistas.

Un ejemplo de decisiones a tomar por las autoridades de salud, es la prohibición de azúcar en Nueva York, ejemplo que debería extenderse al mundo entero. En este contexto se traduce en esencial asegurar que las personas sean debidamente informadas sobre todos los efectos dañinos que pueden provenir de los alimentos mencionados y sus combinaciones, para que pueden tomar los recaudos necesarios para proteger su salud.

Según los especialistas solo de esta forma se comenzará a transitar un camino hacia una vida más saludable en todos sus niveles.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo