El microscopio dental permite más magnificación y luminosidad, una herramienta muy útil que se ha convertido en imprescindible. El microscopio se ha introducido en múltiples especialidades de odontología; de hecho, puede utilizarse en cualquiera de ellas: Odontología conservadora, periodoncia, cirugía, endodoncia y estética. Su utilización permite conseguir mejores ajustes y acabados en todas las disciplinas dentales.

Sus ventajas

  • Máxima precisión en el diagnóstico y visualización óptima de detalles mínimos.
  • Menor  tiempo de tratamiento (una vez perfeccionadas las habilidades manuales bajo visión magnificada y formado al equipo auxiliar).
  • Resultados estéticos naturales (control de espesores de materiales, tallados de precisión, pulidos, micro-textura, etc).
  • Mayor seguridad a lo largo del tratamiento.
  • Una odontología conservadora menos traumática y mínimamente invasiva.
  • Mayor conservación de tejido dentario.
  • Mejor comunicación con los pacientes.
  • Mejor calidad de nuestros tratamientos odontológicos.
  • Diagnóstico de precisión.
  • Aumentan las propuestas de tratamiento mínimamente invasivo
  • Evita falsos positivos (Tratamiento de endodoncia en casos de fisura)
  • Gracias a reconocer la anatomía y estructuras con gran detalle.
  • Movimientos manuales de alta precisión gracias a la visión magnificada
  • Mejores ajustes gracias a tallados, restauraciones, impresiones y cementación de precisión
  • Resultados más predecibles y duraderos.
  • Odontología más conservadora gracias a la mínima eliminación de los tejidos
  • Anticipación a los problemas: ej. detección de limas defectuosas
  • Reducción de los tiempos de curación en microcirugía, así como menos dolor postoperatorios. Mejor cierre primario, revascularización y recubrimientos más predecibles.

Al incrementar la capacidad visual y magnificar las imágenes de estudio, el microscopio asegura una precisión superior tanto en tratamientos de estética dental, de odontología conservadora y endodoncias. El microscopio también tiene un alto impacto en la prevención, puesto que permite detectar los primeros estadios de diversas patologías, tanto dentales como de la mucosa bucal.

Gracias al uso de modernas técnicas como el microscopio, los procedimientos odontológicos han evolucionado hasta niveles de éxito admirables. Exactitud, permanencia y satisfacción son los principales conceptos que su uso ha brindado a cualquier tratamiento. Una sonrisa estética y saludable tiene ahora muchas más probabilidades de conseguirse y, además, de persistir.

Los límites del ojo humano. El tamaño al que se observa un objeto depende de lo cerca que esté del ojo. Por lo tanto, cuanto más lejos este el objeto del ojo más pequeño se ve. Consideramos como media que a menos de 25 cm el ojo humano no es capaz de enfocar un objeto. Esta es la mínima distancia a la que podemos trabajar los dentistas para ver lo más grande posible. A esta distancia nuestro poder de resolución está entre 0,1 y 0,2 mm. El poder de resolución es la capacidad que tiene el ojo humano de percibir por separado dos puntos pequeños y adyacentes. Esto quiere decir que para ver dos objetos separados, estos deben estar como mínimo a esa distancia.

Por otra parte la agudeza visual es la capacidad del ojo humano para percibir la figura y la forma de los objetos. Esta es variable y se puede calcular de forma personal. El poder de resolución y la agudeza visual de nuestro ojo limitan nuestra capacidad para ver detalles sobre pequeños objetos.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo