Si bien para muchos las encías sangrantes es algo normal cuando se realiza el cepillado o se pasa el hilo dental, esta condición no debería tomarse a la ligera, ya que puede representar un signo de la existencia de patologías en desarrollo o instaladas.

Se deberá tener en cuenta que en ciertos casos el sangrado de las encías puede resultar de lesiones o infecciones dentales, pero también en un signo de enfermedad de encías, una condición que por lo general no es dolorosa y por ello muchas personas no saben que la tienen hasta que avanza.

El sangrado de las encías nos permite por lo tanto prevenir esta grave patología que también se conoce como “periodontitis” y contrarrestarla con el tratamiento adecuado, evitando llegar en el peor de los casos a la perdida de dientes. Cuando el sangrado está acompañado de: encías rojas hinchadas, sensibilidad y mal aliento, no encontramos ante los síntomas de la gingivitis, una fase temprana de la enfermedad de las encías.

Otro dato a tener en cuenta es que el sangrado de las encías acompañado de la retracción de las mismas, también es un síntoma común de la enfermedad de las encías.

Otras causas que pueden producir el sangrado de las encías;

– Cepillarse con mucha fuerza

– Una deficiencia de vitamina

– Tomar anticoagulantes u otros medicamentos

– Embarazo y los cambios hormonales, que determinan la aparición de gingivitis del embarazo

– Las dentaduras postizas mal ajustadas

– Lesiones orales

– Condiciones médicas como; la diabetes, enfermedades del corazón, la leucemia o el escorbuto

Para tener muy en cuenta; sólo un profesional puede determinar las causas del sangrado de las encías y ofrecer el tratamiento adecuado.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo