Fumar es nocivo para distintos niveles de la salud y en lo que respecta a la salud oral un nuevo estudio determinó que la nicotina estimula el crecimiento de las bacterias que causan la caries. El estudio utilizó distintas cepas de bacterias del tipo streptococco mutans que se encuentran íntimamente relacionadas con la formación de caries dentales, exponiéndolas a diferentes cantidades de nicotina y como resultado se obtuvo un incremento de S. mutans, por lo tanto los fumadores tienen un mayor riesgo a desarrollar caries.
Las bacterias viven y se multiplican en una sustancia pegajosa conocida como placa, la cual adquirió un mayor grosor cuando se combinó con la nicotina, promoviendo la proliferación de bacterias, en comparación con otro grupo de control no tratado.
Además se descubrió que la nicotina también aumenta el metabolismo de las bacterias, representando un hallazgo importante en lo que respecta a la formación de caries, ya que las S. mutans producen ácido después de comerse los hidratos de carbono y este ácido es corrosivo del esmalte dental. En resumen; un metabolismo más rápido en las bacterias se traduce en una mayor producción de ácidos destructores del esmalte dental y formadores de caries.
Como resultado final los fumadores son más propensos que los no fumadores a tener caries, según un informe publicado a comienzos del 2012, en el que se demostró que los fumadores tenían un peor salud oral, además el estudio encontró que los fumadores eran más propensos a retrasar las visitas de rutina al dentista, lo que potenciaría su problemas orales, ya que los problemas detectados en sus primeras etapas por un chequeo preventivo, son más fáciles de solucionar.
Dr. Claudio A. Sorrentino – Dental Palermo