Los odontólogos podrían jugar un rol importante o fundamental en lo que respecta a la lucha contra el tabaco, ya que formarían parte de una primera línea de defensa para combatir este hábito que perjudica todos los niveles de la salud, llegando a ser letal. Un nuevo estudio se realizó con el fin de evaluar cuánto saben los dentistas sobre el consumo de tabaco de sus pacientes, y las medidas que toman para combatirlo, los resultados obtenidos mostraron que alrededor del 90 por ciento de los profesionales odontólogos declararon que planteaban a sus pacientes la importancia de luchar contra el consumo de tabaco, para mantener su salud oral y general.

Según las estadísticas recogidas las personas fumadoras que atravesaron por prácticas odontológicas, consideraron que en éstas encontraron una ayuda o apoyo para el abandono del hábito, al recibir la información de parte del profesional, respecto de los efectos negativos que fumar produce, en todos los niveles de la salud. Entre los factores que disponen los dentistas para enfrentar la lucha contra el tabaco, se encuentran: la formación sobre la dependencia del tabaco, el uso de un sistema gráfico que incluye preguntas específicas sobre tabaco a sus pacientes y el incentivo hacia una actitud positiva para iniciar un tratamiento del tabaquismo.

La salud oral se ve severamente afectada por adicción al tabaco tanto por la acción de fumar, como por la de masticarlo, generando entre otros, los siguientes impactos negativos en este nivel de la salud, a saber;

-Manchas en la lengua y los dientes

-Halitosis o mal aliento

-Reducción y pérdida del sentido del gusto y el olfato

-Incremento del tiempo de cicatrización de los tejidos tras un procedimiento quirúrgico

-Factor de desarrollo de la periodontitis crónica, con sus posteriores consecuencias.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo