El riesgo a desarrollar cáncer oral puede verse incrementado por la naturaleza de la actividad laboral que se desempeña, según un nuevo estudio ha definido.

En un ambiente laboral donde se respira humo del cigarrillo indirectamente, se está expuesto al sol por mucho tiempo, se consumen de forma regular alimentos procesados o alcohol, todos son factores que se constituyen en un incremento del riesgo a desarrollar cáncer, por ello se deben tener en cuenta a la hora de evaluar una prevención.

El estudio llevado a cabo por Fundación de Salud Dental británica evaluó que una de cada cuatro personas que consumen de forma regular alimentos procesados en el trabajo, así como una de cada cinco personas se ven expuestas al sol y más de tres de cada diez, dijeron que bebían regularmente alcohol, como parte de su trabajo.

Otro factor relacionado son los hábitos que se desarrollan después del trabajo, como el consumo de alcohol, tabaco y prácticas sexuales, adoptadas a manera de rutina relajante. Pero sólo uno de cada cuatro entrevistados llevaba a cabo una rutina de ejercicios de manera regular, un hábito saludable que si se relaciona con la disminución del riesgo a desarrollar cáncer.

El consumo de tabaco, de alcohol en exceso, el virus del papiloma humano (VPH), que se transmite a menudo a través de sexo oral y la mala alimentación, son todos factores de riesgo para el desarrollo de cáncer oral.

Los especialista comprenden que el trabajo se traduce en una experiencia muy estresante a veces, por lo cual es totalmente comprensible que se busquen formas de relajarse, el problema es que no siempre se eligen las correctas, ya que las mencionadas en realidad aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer oral.

Dr. Claudio Sorrentino – Dental Palermo